Relato de graduados: “Hija de Ferroviarios y empleada doméstica”

"DEDICADO A MI MADRE Y A MI PADRE,
 QUIENES ME DEJARON COMO HERENCIA SUS CONVICCIONES,
 LA DEFENSA AL TRABAJO DIGNO Y  LA DEDICACIÓN  
 IRRENUNCIABLE A LOS INDEFENSOS".
Nací y vivo en Tucumán, mi vida transcurrió por esa misma línea de tiempo que estudiamos en la carrera, ese tiempo entre turbulento y de paz social por momentos. A causa de esos procesos políticos y económicos, en mi familia, desde mis abuelos hasta mis padres incluidos cuatro hermanos, sólo terminaron la primaria, mi hermana y yo terminamos la secundaria y en mi caso pude concluir la carrera de Profesora en nivel inicial, en un terciario.

mis abuelos hasta mis padres incluidos cuatro hermanos, sólo terminaron la primaria

FB_IMG_1537292568234
¿Cómo la inequidad golpeó tan fuerte en mi hogar?, ¿por qué unos quedaron excluidos del sistema educativo y otros en el camino, en cambio me tocó a mí poder acceder a un nivel superior?. La respuesta irrefutable está en esa línea de tiempo que desnuda y refresca la memoria llevándonos a los cierres de los ingenios, o de los ferrocarriles en Tucumán.

registro personal
¿Cómo la hija de un ferroviario y de una empleada doméstica llega a la Universidad Nacional de Avellaneda con 50 años y a 1200 km. de Buenos Aires, en ese momento madre de cinco hijos y subocupada? Ahora nos ubicamos en el 2013 en ese segmento que comenzó en 2003 donde se puso en valor el trabajo, la educación pública, permitiendo que miles de argentinos pudiéramos acceder a los ámbitos educativos que históricamente ni imaginábamos recorrer.
En 2013 estaba trabajando en una fundación, en microcrédito, ya hacía unos años que a nivel nacional, las organizaciones, veníamos pidiendo al ministerio la posibilidad de profesionalizar nuestro trabajo, haciéndose eco de ello y en articulación con la universidad se crea la carrera. La organización administradora me convoca para cursarla, envío toda la documentación, rindo el examen de nivelación y comienzo este maravilloso camino que me abrió muchas puertas laborales y me permitió desde la fundamentación académica poder tener una mirada más cercana a la realidad de los diferentes territorios en los que me ha tocado trabajar.
Egrese en la primera cohorte, con mi compañera de Santiago fuimos las primeras en terminar en el noroeste. Aún recuerdo las lágrimas de mi madre cuando le entregué el título, y la medalla por ser uno de los mejores promedios.
Mi primer trabajo relacionado con la carrera fue la capacitación Género y Proyecto de País, destinado a las titulares del Programa ELLAS HACEN, se trataba de una articulación entre el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y la UNLAM, el cual tocaba todos los temas vistos en la cursada. Una profesora pudo contactarme, con el equipo que estaba por empezar la capacitación en mi provincia, tras una breve entrevista me sumaron al grupo de trabajo que comprendía alrededor de 1000 mujeres, me tocó tener a cargo 120 titulares divididas en 4 comisiones, en cada una pudimos recuperar saberes, generar organización de grupos asociativos y el logro de la autogestión.
Fue un proceso complicado al principio, pero nuevamente el manejo de los conceptos más la experiencia previa de haber trabajado con grupos solidarios en microcrédito me permitió alcanzar los objetivos que nos habíamos planteado en el equipo de capacitadores.
Es destacable que nuestros logros como docentes fueron fruto de la decisión de reunirnos una vez a la semana para evaluar cada encuentro, poner en la mesa de discusión dudas, acciones y propuestas dentro del marco de la capacitación, y como debíamos bajar los conceptos a cada territorio. El coordinador, valorando mi título y reconociendo mis capacidades, me pidió que dirija los encuentros de equipo, fue un gran desafío, estaba entre psicólogos, trabajadores sociales y personas que trabajaban en el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia, a pesar de ello pude desenvolverme a la altura de las circunstancias. Recuerdo volver a casa planificar, evaluar y repensar actividades. Una de ellas fue el cierre del ciclo de formación, me pusieron a cargo de la organización del sector de la feria de economía social de las titulares, entendiendo que las protagonistas eran ellas, trabajamos articuladamente y el resultado fue altamente favorable. De aquel trabajo quedó como deuda, la posibilidad de seguir acompañando los emprendimientos que se habían iniciado.
Paralelamente mi coordinador me comentó de un trabajo temporario en el ministerio de educación, pude ingresar por un año como técnica pedagógica, un grato recuerdo tengo de aquello ya que me consultaron para el armado del diseño curricular del último año de la secundaria de adultos en el tema de economía social. Como soporte pedagógico contaba con toda la plataforma virtual de la carrera, aprovecho para felicitar al equipo de la UNDAV que conformó el campus virtual.
Al año siguiente trabajé como capacitadora en el taller INSERCIÓN AL MUNDO LABORAL, en el marco del convenio entre el Ministerio de Trabajo de la Nación y el Ministerio de Educación De la Provincia de Tucumán, que se desarrolló en la escuela de adultos José Martí, destinado a jóvenes del programa PROGRESAR, éste se repitió al año siguiente con mayor participación y con logros importantes ya que con mi pareja pedagógica pudimos articular con la Dirección de juventud del gobierno provincial, por la cual los proyectos productivos presentados al organismo recibieron el apoyo necesario en capacitaciones específicas, en cada rubro, más la posibilidad de acceder a herramientas necesarias para ejecutar los proyectos.
Otra posibilidad de trabajo se presentó con la capacitación HERRAMIENTAS PARA EL MUNDO LABORAL, en el marco del convenio entre el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, la Universidad Nacional de la Matanza y la Universidad de Buenos Aires. En esta etapa, tenía dos comisiones de 30 participantes cada una, el trabajo lo desarrollamos en la localidad San Andrés, en la modalidad de parejas pedagógicas docente- tutor. Comprendía los siguientes módulos Economía Social, Ciudadanía y Derechos Humanos y Herramientas para el Trabajo. Estaba destinado a titulares del Programa de ingreso Social con Trabajo “ARGENTINA TRABAJA” Y “ELLAS HACEN”. Rescato la posibilidad que tuvimos de construir conocimiento en relación a la economía, la política, y el Estado como conceptos transversales para entender el entramado social en las localidades de pertenencia de los titulares.
Por otro lado las herramientas de diagnóstico: como el mapeo territorial, el FODA, el árbol de problema y la línea de tiempo (vistas en la carrera), se tomaron en la capacitación, el manejarlas correctamente a partir de la cursada, permitió que los participantes hicieron un análisis más profundo del territorio, algo que destacaron durante la evaluación final de la capacitación.
En 2017 en la ciudad de Trancas en Tucumán, se firmó un convenio entre Cooperativa de Trabajo Territorios en Desarrollo y el municipio a través un referente social de la zona, quien me convocó como docente, ya que nos conocíamos por un trabajo anterior en el que generamos la primeras ferias de economía social en la plaza principal de la localidad.
La formación se llamaba “Gestión de proyectos de Economía Social y Desarrollo Local”. Tenía como objetivo fortalecer los saberes de la Economía Social y popular, rescatando sus valores y experiencias. En ese marco se daban las capacitaciones por las cual se accedía a las herramientas para mejorar la empleabilidad, fomentar el trabajo asociativo, y el desarrollo humano y comunitario. Esta fue una experiencia muy atravesada por el contexto socio político de la zona, pero que dejó en los participantes el espíritu crítico y la generación de propuestas superadoras a su propia realidad. Se pudieron presentar varias ideas proyecto (calzado y carteras en cuero, el fortalecimiento de emprendimientos de panadería y pastelería, herrería y textil), que pasaron a formar parte del relevamiento de la Cooperativa de Trabajo Territorios en Desarrollo.
Este último año estuve trabajando como docente en la formación ORIENTADORES EN ECONOMÍA SOCIAL Y DESARROLLO LOCAL, en las siguientes localidades: Lules, San Ramón, Las Talitas y capital. Nuevamente articulada con la Cooperativa Territorios en Desarrollo y el Ministerio de Desarrollo de la Nación teniendo como destinatarios los titulares del PROGRAMA HACEMOS FUTURO.
La formación tenía como objetivo formar orientadores/as que puedan promover la mayor organización del sector de trabajadores de la economía social, con la articular con otras organizaciones y con los municipios con finalidad de multiplicar los aprendizajes en la trama territorial en la que actúan.

Como docente busque que cada uno o de manera asociada pueda construir un futuro dentro de sus posibilidades y saberes, entendiendo que es necesario crear un entramado que permita superar los obstáculos que se van presentando en la ejecución y comercialización de sus productos.

Al comienzo nos enfrentamos a la incertidumbre que provocan los cambios, los grupo estaban conformados por personas que venían de diferentes programas con dos miradas distintas de la cuestión del trabajo, atravesados por las realidades de sus territorios. Para ellos el conocer la herramienta de diagnóstico FODA, fue como dijo una titular: “mirarnos adentro y mirar el afuera nos hace ver donde estamos parados y por donde tenemos que empezar a caminar”. Y es en este “empezar a caminar”, que, por ejemplo en Lules lograron generar una gran feria y conseguir el compromiso del intendente para que puedan conformar una feria permanente en el predio cedido por el municipio. En cambio en Las Talitas como ya cuentan con espacios para feriantes, se hizo un relevamiento de emprendedores y ahora podrán participar de capacitaciones y formarán parte del grupo de emprendedores que vienen trabajando en la localidad.
Tanto para el
los como para mí, egresada de la Universidad Nacional de Avellaneda, en todo este proceso de co-construcción del conocimiento, se ha tratado de aprovechar las oportunidades, que van de la mano de la inclusión educativa facilitadora la inclusión laboral y a la vez generadora de una sociedad más justa.
Finalmente, valoró el impacto económico y social en mi vida y en mi familia. Mis hijos me ayudaron con el uso de la plataforma virtual y como efecto multiplicador mejoraron su rendimiento escolar; mi casa se transformó en un ambiente de estudio; las personas con las que me fui relacionando valoraban mis conocimientos y empezaron a llegar las propuestas laborales. En 2016 recibí el título de Técnica en Micro-crédito para el Desarrollo de la Economía Social, recordé que mi padre me decía que cada vez que salía el tren, cuya máquina él había acondicionado, sentía que muchas personas podían llegar a destino sin contratiempos y eso lo hacía feliz. Cuando veo a los emprendedores felices trabajando entiendo lo que mi padre decía.
"Recordé que mi padre me decía que cada vez que salía el tren,
 cuya máquina él había acondicionado, 
sentía que muchas personas podían llegar a destino 
sin contratiempos y eso lo hacía feliz.
 Cuando veo a los emprendedores felices
 trabajando entiendo lo que mi padre decía".
NOMBRE: MARIA LUISA TOLEDO
CARRERA: TECNICATURA EN MICROCRÉDITO PARA EL DESARROLLO DE LA ECONOMÍA SOCIAL Y EL DESARROLLO LOCAL
Jueves de Comunidad de lectores
Prensa Club de Graduados UNDAV
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s